Qué debo saber

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que lo más saludable es beber cuanto menos alcohol mejor. No existe un nivel de consumo seguro de alcohol para la salud.

Hay que considerar que el alcohol no afecta siempre a todas las personas de la misma manera. El peso y la talla corporal, la edad, el sexo, la experiencia en el consumo, la genética, el metabolismo individual, ingerir o no alimentos mientras se bebe y otros factores sociales, relacionados con la persona que consume, la pueden hacer más o menos vulnerable a las lesiones y enfermedades relacionadas con el consumo de alcohol.

El consumo siempre debe ser "cero" en determinadas circunstancias como: ser menor de edad Una persona menor de edad., estar embarazada Mujer embarazada o en periodo de lactancia, conducir un vehículo a motor Un hombre conduciendo un camión , realizar trabajos que requieran coordinación Hombres coordinando su trabajo. , concentración y atención Una persona concentrada en sus estudios., si tomas algún medicamento que interactúa con alcohol o si padeces alguna enfermedad Una persona que padece una enfermedad que el alcohol puede agravarle. que el alcohol puede agravar.

En los siguientes apartados podrás consultar efectos sobre la salud y el bienestar que el consumo de riesgo y nocivo de alcohol puede llegar a producir.