Prevención de quemaduras en niños

Sigue estos consejos:

  • Nunca dejes a un niño pequeño solo en la cocina.
  • No cocines con el niño en brazos ni lo dejes en el suelo cerca de la cocina.
  • Sobre los fuegos de la cocina, pon siempre las cacerolas y los recipientes con los mangos girados hacia el interior de la placa, para evitar que sobresalgan. Es preferible usar las placas interiores, que estén más próximas a la pared.
  • Quita las cacerolas de la placa cuando no necesites usarlas, un niño podría por descuido encender la placa.
  • Protege los enchufes de la red eléctrica para evitar que introduzcan los dedos u objetos pequeños en estos.
  • Desconecta los pequeños electrodomésticos o cualquier aparato eléctrico después de utilizarlos (plancha, calefactor, secador de pelo, depiladora, máquina de afeitar, etc).
  • Instala un detector de humo en casa.
  • Es recomendable tener a mano un extintor.
  • Si cocinas alimentos en el microondas, comprueba bien el tiempo de cocción, sobre todo para los biberones y los recipientes pequeños. Mezcla bien el alimento y pruébalo antes de servir.
  • Si tienes estufas o chimenea recuerde que incluso aunque esté cerrada, con puerta, una estufa o una chimenea encendida siempre está caliente, y es muy atractiva para un niño. Pon siempre delante una barrera para evitar que el niño pueda acercarse al fuego y no dejes a su alcance ni encendedor, ni cerillas.
  • Las barbacoas provocan quemaduras graves en las manos y en la cara, siendo los niños las primeras víctimas porque están más o menos a la altura del fuego.
  • Impide a los niños jugar alrededor de la barbacoa: pueden producirse fácilmente una quemadura, una brusca ráfaga de viento puede provocar una gran llama, una brasa puede caer por casualidad... No los dejes acercarse hasta que se haya enfriado por completo.

Enseña a tus hijos a prevenir las lesiones y accidentes en casa con el juego de “Teo y Bea” Se abrirá en una ventana nueva. .