No estoy seguro/a

No has pensado en serio sobre dejar de fumar

Lo has pensado pero aún no das el paso

Si has llegado a este apartado, es porque algo te ha movido a informarte sobre dejar de fumar. Quizá crees que aún es pronto, que todavía no estás preparado o  preparada para dar el paso, consideras que controlas la situación y puedes dejarlo cuando quieras, crees que va a ser demasiado duro, lo intentaste en el pasado y no lo conseguiste, sientes que no tienes ayuda, etc.

Son sentimientos normales, muchos exfumadores han pasado por ellos y han conseguido dejarlo. En este momento, es útil trabajar la confianza en tu capacidad para dejar de fumar, algunas sugerencias:

Conoce tu consumo y pruébate:

  • Puedes utilizar la herramienta Conoce tu consumo.
  • Registra los cigarrillos que fumas en el día (a ser posible un día normal/laboral y otro que tengas libre, o utiliza una tabla semanal): apunta la hora y puntúa cuanto necesitas cada uno de ellos (del 1 al 5).
  • Cuando vayas a fumar, como muchas veces esto ocurre de forma automática, intenta ser consciente de ello, y rétate a retrasarlo (30 minutos, una hora, dos, más ...). Detecta qué te ayuda a controlarlo y qué te plantea dificultades.
  • Prueba a dejar de fumar sólo durante un día, luego durante dos días y así.

Sigue ejemplos: observa y habla con las personas de tu entorno que han dejado de fumar recientemente, ¿alguna de sus acciones, comportamientos o actitudes te puede servir a ti?

Analiza cada intento anterior como un proceso de aprendizaje: de ellos puedes aprender qué funciona y qué no para ti, y qué puedes hacer para tener éxito la próxima vez. Muchos exfumadores lo han intentado varias veces antes de conseguir dejar de fumar definitivamente.

Revisa tus ideas negativas sobre dejar de fumar: muchas veces se asocia dejar el tabaco con miedo, estrés o ansiedad. Dejar de fumar no es fácil pero la mayoría de los síntomas de la abstinencia y otras dificultades pueden controlarse con la ayuda necesaria, el apoyo de los tuyos, un estilo de vida saludable (comiendo adecuadamente, haciendo ejercicio, durmiendo bien), con técnicas de relajación, etc. Por otro lado, dejar de fumar está lleno de cosas positivas.

Razones para olvidarte del tabaco

Busca ayuda: puedes hablar con tu médico o profesional de enfermería o consultar los recursos locales en tu comunidad.

Los exfumadores no abandonan. Se abrirá en una ventana nueva.