David, 22 años

Empezó en una fiesta y ya llevaba 6 años fumando, casi siempre tabaco de liar. Este año ha estado un poco estresado con la universidad y el equipo de balonmano. Fumar no le ayudaba: tenía que salir entre clases a fumar fuera, nunca tenía dinero y notaba que aguantaba menos en los partidos. Además, a su novia no le gusta nada.

Así que se lo propuso y lo dejó en enero. Sus trucos fueron estar ocupado, contar todo lo que estaba ahorrando y evitar salir a los sitios donde fumaba por unos días. Se descargó una aplicación en la que iba viendo los beneficios. Su novia y colegas le apoyaron. Lo más difícil fue estudiar para los exámenes, pero bebía agua o comía una fruta en lugar de fumar en los descansos, aprendió algunas técnicas de relajación y, al final, pasó rápido. Para celebrar su libertad, se ha ido de viaje con lo que ha ahorrado. También ha notado mucha diferencia en balonmano, aguanta mejor en los partidos.

Ahora sabe que tiene que estar preparado para no fumar nada, sobre todo cuando salga de fiesta, pero está tan contento con su decisión que lo que le gustaría es convencer a todos sus amigos.