Por tu familia y amigos

  • Serás un buen ejemplo para tus hijos y nietos, para tus amigos, ...

  • Tu familia estará más sana: los protegerás del humo del tabaco.
  • Protege a los tuyos

    Conseguir que tu casa y tu coche estén libres de humo protegerá a tu familia de todas las enfermedades asociadas al tabaquismo, como el asma, la bronquitis crónica o el cáncer de pulmón. El humo de segunda mano es tan nocivo para los expuestos como para aquellos que fuman.

    Además tu casa olerá bien, te costará menos esfuerzo limpiarla, las paredes no se pondrán amarillas tan rápido, etc.

El humo de segunda mano pone en peligro la salud de los tuyos

El humo de segunda mano o humo ambiental del tabaco es la mezcla del humo exhalado y de otras sustancias que deja el extremo encendido del cigarrillo u otro producto de tabaco. Tanto un fumador como los no fumadores que están a su alrededor mientras fuma están expuestos al humo de segunda mano. Supone un importante riesgo ya que implica la exposición a las mismas sustancias tóxicas e irritantes a las que se exponen los fumadores, incluidos los agentes cancerígenos.

Aunque no lo veas, más del 80% del humo de segunda mano es invisible, pero tiene efectos tóxicos y letales en tu familia. La única forma de protegerlos es mantener tu casa y tu coche libres de humo.

¿Y si abro las ventanas o fumo en otra habitación? No importa lo precavido que seas, el humo de segunda mano no se puede ver y, por tanto, no se puede controlar.

Además, las sustancias residuales se depositan en las superficies y la ropa, donde persisten durante mucho tiempo y pueden generar otros productos dañinos secundarios. La mejor forma de proteger a tu familia y amigos es dejar de fumar.