Preguntas frecuentes

¿Se puede fumar durante el embarazo y tener un bebé sano?

Fumar durante el embarazo supone un grave riesgo para la salud del bebé, la única forma de protegerle es dejar de fumar y evitar la exposición al humo ambiental de tabaco.

Los bebés de madres fumadoras suelen pesar menos, ¿eso no es una ventaja a la hora del parto?

Los bebés con bajo peso tienen mayor probabilidad de sufrir problemas de salud. Estos bebés pueden necesitar cuidados especiales y permanecer más tiempo en el hospital. Es un riesgo no una ventaja, ni siquiera en el parto, porque la cabeza no tendrá mucho menor tamaño y esa es la parte más compleja a la hora de salir.

¿El humo del tabaco que fuma la madre pasa al feto?

Sí, cuando fumas también lo hace tu futuro hijo. Al fumar inhalas sustancias tóxicas como la nicotina y el monóxido de carbono (el mismo que sale por el tubo de escape de los coches). Estas sustancias llegan a la placenta, ese fino tejido que conecta a la madre con el feto, donde impiden que le lleguen los nutrientes y el oxígeno que necesita para crecer y desarrollarse.

¿Ganaré peso si dejo de fumar mientras estoy embarazada?

Necesitas ganar y ganarás peso durante el embarazo. Lo mejor para tu bebé es que lleves un estilo de vida saludable, incluida una dieta equilibrada, si evitas los dulces y las comidas con alto contenido en grasas no ganarás mucho peso extra. También es importante mantenerte activa, si tienes dudas puedes consultar a tu matrona o tu médico sobre el tipo de actividad física más adecuado. Incluso si ganaras algún kilo extra, lo puedes perder más adelante, cuando nazca el bebé.

¿Y si sólo reduzco el número de cigarrillos en lugar de dejarlo del todo?

La mejor forma de proteger a tu hija o hijo es dejar de fumar definitivamente. Reducir el número de cigarrillos no supondrá ningún beneficio, os seguiría poniendo en riesgo.

Si voy a tener un bebé, ¿cuándo es mejor dejar de fumar?

El mejor momento es cuando estés pensando en quedarte embarazada. Si lo dejas completamente, tu bebé probablemente pesará igual que el bebé de una mujer que no haya fumado nunca. Si lo dejas en el tercer o cuarto mes de embarazo, reducirás las probabilidades de que tu bebé nazca prematuro o con problemas de salud. Incluso, si dejas de fumar en los últimos meses del embarazo, puedes favorecer que le llegue más oxígeno ese tiempo. Nunca es demasiado tarde, pero cuanto antes lo dejes, mejor será para los dos.

¿Y si fuman a mi alrededor?

Vivir con personas fumadoras durante el embarazo, aumenta la probabilidad de que el bebé nazca con bajo peso y tenga diversos problemas de salud. Lo mejor sería evitar la exposición al humo de segunda mano.

¿Dejar de fumar durante el embarazo es bueno también para mí?

El embarazo es muy buen momento para dejar de fumar. No importa durante cuánto tiempo hayas fumado, tu cuerpo va a notar el cambio. Te sentirás mejor, con más energía para llevar el embarazo y más vitalidad para cuidar y mimar a tu bebé. Por supuesto, además evitarás graves problemas de salud en el futuro, como enfermedades cardiovasculares, cáncer y problemas respiratorios. Y además, ahorrarás una buena cantidad de dinero que podrás gastar en ti o en tu bebé.

Si dejo de fumar durante el embarazo, ¿voy a tener problemas de estrés?

Piensa que en realidad fumar no relaja, solo calma momentáneamente la necesidad de nicotina de tu cuerpo.

Incluso aunque notaras cierta ansiedad o estrés, existen muchas formas para aprender a manejarlo, pero sólo hay una manera de proteger tu salud y la de tu hijo del tabaco, dejar de fumar.

La actividad física regular adaptada a tus necesidades te ayudará a evitar el estrés en el día a día. En momentos de ansiedad puedes practicar respiraciones profundas o masticar chicle sin azúcar. También es buena idea mantener tus manos ocupadas con actividades sencillas, como hacer manualidades o tejer algo para el bebé. Llamar a tus amigos también puede ser una buena solución para desconectar. Y siempre que te fallen las fuerzas, recuerda: fumar no mejorará las cosas.

Durante la lactancia, ¿pasa la nicotina a la leche materna?

La lactancia materna es la forma ideal de alimentar a tu bebé.

Si fumas, una pequeña cantidad de las sustancias tóxicas del tabaco pasan a la leche materna y, por tanto, a tu bebé. La única forma de protegerle es no fumar.

Si tienes muchas ganas, puedes practicar ejercicios de relajación o intentar distraerte. Si aun así, fumas en algún momento, mejor hacerlo después de dar de mamar que antes.

¿Existen riesgos a largo plazo para mi hijo o hija si fumo durante el embarazo?

Sí, puede haberlos. Fumar durante el embarazo puede suponer que el niño tenga mayor riesgo de enfermedades, como catarros, bronquitis, asma y otras enfermedades respiratorias. Además, puede afectar a su concentración y su estatura, y tiene mayor probabilidad de convertirse en fumador.

Sé que no debería fumar mientras esté embarazada, ¿pero estará bien si vuelvo a fumar después del nacimiento del bebé?

¿Por qué volver a fumar después de haber conseguido dejarlo? ¡Lo difícil ya está hecho! Además, piensa que fumar sigue siendo perjudicial para tu bebé. Los bebés tienen unos pulmones muy pequeños, si el aire está contaminado por el humo del tabaco le será difícil respirar. Su exposición al humo del tabaco aumenta la probabilidad de que desarrolle diversas enfermedades respiratorias, meningitis, cólicos, infecciones del oído y otras.

Pide a tu familia, amistades, cuidadores y otras personas de tu entorno que no le expongan al humo del tabaco.